jueves, 9 de febrero de 2012

10 Razones para comer Alimentos Crudos

No es tan simple abandonar cientos de años de tradición alimenticia. Einstein decía: “Es más fácil desarticular un átomo que un hábito”. Sin embargo, es importante tener presente las ventajas de volver a adoptar una alimentación viva, vegana.
Echemos una mirada más cercana a los beneficios que puede traernos adoptar Alimentación Viva:
  1. Súper Salud. El conocido filósofo Voltaire, tenía una frase que decía: “El arte de la medicina reside en entretener al paciente, mientras la naturaleza cura su enfermedad”.

    Pero para que naturaleza pueda accionar la cura, debe ser ayudada por los correctos nutrientes. Muchas personas ya se han curado a si mismas, (incluso de enfermedades como cáncer, HIV, diabetes, leucemia, etc.), adoptando la alimentación viva, limpiando sus cuerpos y nutriéndolos adecuadamente. Es muy común en una dieta 95-100% cruda, ser curado de enfermedades supuestamente incurables y nunca más necesitar medicamentos. El sistema inmunológico se altamente beneficiado con este tipo de alimentación.

    Hemos aceptado definir la salud como la “ausencia de enfermedad” sin embargo, no tenemos idea aún del potencial de salud que puede alcanzarse adoptando Alimentación viva. Muchos la adoptan aún estando “saludables” o para prevenir enfermedades degenerativas. Para su sorpresa se encuentran con algo que describen como “súper salud”.

    Estas personas, necesitan dormir mucho menos que 8 horas y más aún, saltan de la cama llenos de energía sin deseos de café u otros estimulantes. Excesos de grasas, desaparecen sin necesidad de pasar “privaciones”. El deseo de comer de más se elimina, así como el control natural del apetito se re-establece.
    Las mujeres se ven libres de los dolores de la menstruación, y para muchas sus períodos (que son una vía de desintoxicación). El trabajo de parto se hace mucho menos doloroso y más rápido y natural. Y las mujeres que se alimentan con alimentación viva durante muchos años, al pasar por la menopausia no presentan síntomas de estar atravesándola.
    Las temperaturas extremas se pueden sienten mucho menos. Los olores corporales son agradables. La piel se vuelve más suave y tersa. El cabello crece brilloso y fuerte. Muchos otras molestias también desaparecen (pie de atleta, acné, alergias, resfríos, gripes, herpes, etc).
    Las personas se sienten más dinámicas, radiantes, carismáticas y confiadas. Hay un sentimiento de lucidez ya que menos energía se necesita para la digestión, y el tiempo de la misma se ve reducido.
    Los atletas que comienzan con alimentación viva, experimentan que su performance mejora. El Dr. Douglas Graham es un gran investigador de atletas nutridos con este tipo de alimentación.
    Desde el momento que todas nuestras células se renuevan aproximadamente cada dos años, luego de dos años en alimentación viva, seremos una persona totalmente nueva, esta será la primera vez que nuestro cuerpo pueda ser reconstruido verdaderamente.

    Muchas personas suelen pensar: “OK, pero de todas maneras, tengo que morirme de alguna cosa”. Esto denota un sentimiento de resignación y una falta de responsabilidad para con nosotros mismos.

    Aún cuando estemos contentos con nuestro actual estado de salud, consideremos la alimentación viva como una manera de prevenir futuras enfermedades y alcanzar una vida longeva y feliz.
  2. Habilidad mental y salud mental. El concepto “somos lo que comemos”, se aplica no sólo a la salud física sino también a la mente. La alimentación influencia las ideas, percepciones y hasta los sueños.

    Llevar una alimentación viva, consigue hacer desaparecer la “niebla del cerebro”, vuelve la mente más aguda e incrementa la competitividad en el trabajo. La concentración aumenta, se está más alerta. Una persona que se alimenta así no tiene sueño luego de comer. Viktoras Kulvinskas, conocido maestro de alimentación viva, dice: “cuando uno come una comida pesada, su energía se va desde el cerebro al estómago”. La digestión de alimentos cocidos y procesados consume una gran cantidad de energía.

    El cuerpo limpio de una persona que sigue una alimentación viva, contribuye a una mente más pura.

    El Dr. Howell, quien estudió el la importancia de las enzimas para la salud, encontró que existe una conexión entre una deficiencia enzimática en la alimentación, típica de la alimentación cocida y procesada, y una disminución en el tamaño y peso del cerebro. Él también estudió que el cerebro se vuelve menor ante la influencia de la obesidad.

    A medida que se incremente la cantidad de alimentos vivos en la dieta, se notará un incremento en los pensamientos positivos. Esto se debe en parte, a que el cuerpo está siendo nutrido adecuadamente, y a que la energía previamente utilizada para la digestión, ahora está siendo utilizada para liberar al cuerpo de toxinas.

    Adoptando la alimentación viva, las personas se vuelven más abiertas de mente. Esto se debe a que el cerebro está más claro. Además porque aceptar rever los hábitos nutricionales, llevo luego a cuestionarse si no habrá también otros hábitos (sociales, culturales, familiares, etc.) que re-pensar.

    En cuanto a los niños, se vuelven mucho mejor en la escuela, la hiperactividad cesa y el cerebro al ser nutrido con alimentos ricos en omega 3 (tal como las semillas de lino), se puede concentrar mucho mejor.
    Problemas como paranoia, depresión, esquizofrenia desaparecen.
  3. Pérdida de peso y belleza. La alimentación viva promueve la belleza. Para comenzar se alcanza y mantiene el peso ideal con mucho menos esfuerzo que en una dieta cocida y sin pasar hambre. Las personas obesas pierden rápidamente peso aún comiendo paltas, frutos secos, olivas y “helados vivos”. Las grasas crudas (de paltas, olivas, nueces, semillas, cocos, etc.) de hecho son necesarias para mantener una piel, cabello, glándulas y cerebro saludables. Ellas son ricas en ácidos grasos esenciales como el ácido linoleico, el cual se desnaturaliza al ser calentado. Mientras que las grasas cocinadas se acumulan en el cuerpo y se vuelven fatales para la salud. Los almidones cocidos también son extremadamente grasosos.

    Además, las celulitis, que se cree provienen de grasas calentadas, gradualmente desaparecen con el consumo de jugo de toronja o pomelo exprimido. En alimentación viva, la eliminación de los deshechos celulares y el incremento del drenaje linfático ayuda a remover las celulitis.

    Mientras el cuerpo se renueva de células viejas con células saludables a través de la adecuada nutrición que solo la alimentación viva provee, el cabello crece más rápido, más brilloso y sedoso. Es conocido el caso de la Dra. Ann Wigmore quien incluso, consiguió revertir las canas de su cabello.

    La piel se volverá sumamente suave y brillosa. Tus uñas serán más fuertes. Las líneas faciales se atenuarán e incluso pueden desaparecer. El tono muscular será más fuerte. Los ojos brillarán y te verás mucho más joven.
    La alimentación cruda, viva, el agua pura, el buen descanso, la luz del sol, las relaciones saludables, el ejercicio, el aire fresco, el ayuno y la abstinencia de drogas, medicamentos, vacunas y otros tóxicos son los requerimientos primarios para mantenernos jóvenes, bellos y saludables.
  4. Balance emocional. A través de una alimentación viva, perdemos el impulso hacia el conflicto y la guerra, ya que nuestro organismo como un todo, deja de estar en guerra y conflicto consigo mismo, las células están perfectamente nutridas y en paz por ende, esa paz se traslada a nuestras emociones también. La cantidad de químicos y de comida cocida y procesada crean un stress para el cerebro y el cuerpo. La comida “muerta”, desnaturalizada, cargada de toxinas, contamina la conciencia.

    Con el balance emocional proveniente de una alimentación viva, los cambios de humor encuentran un equilibrio. La mente se serena y tenemos la capacidad pata enfrentar el stress del mundo. No se necesitarán antidepresivos ni medicamentos para la ansiedad.

    La mente termina su “carrera”, te vuelves más optimista (porque traes luz dentro tuyo al comer alimentos cargados con energía solar), entusiasta.
    Muchos de los sentimientos negativos que experimentamos son producto del desbalance físico, un signo de que la química del cuerpo está en desequilibrio y que estamos llenos de toxinas.
  5. Mayor energía. Las personas con poca vitalidad física, tiene poca energía disponible.

    La alimentación proporciona energía para el movimiento y materia para la construcción del organismo.
    La alimentación viva suele llamarse también alimentación solar porque contiene energía solar, la cual es absorbida por nuestras células, tornándola luz solar densificada.
    Cuanta mayor cantidad de luz absorbamos y asimilemos, dispondremos de mayor energía vital.
  6. Economía. La alimentación viva permite ahorrar dinero ya que comprarás menos alimentos procesados que han pasado por muchos niveles en la cadena productiva encareciendo el producto final. Se ahorra dinero en comida chatarra, cambiándola por alimentos simples. Inclusive se ahorra dinero en la verdulería (luego de comer alimentos vivos un año o más) ya que a medida que el cuerpo se reconstruye con alimentos vivos, verás que necesitas comer menos. Considera que estarás recibiendo mayor cantidad de nutrientes a través de frutas y vegetales crudos que cocidos.

    Inclusive, ahorras dinero en productos de higiene personal como perfumes, desodorantes, etc. Usarás menos jabón y detergente de ropa porque tendrás menos transpiración cargada de toxinas.

    Ahorras energía eléctrica ya que tolerarás mejor el calor y utilizarás menos el aire acondicionado. Preferirás caminar más en lugar de manejar o tomar ómnibus por lo que ahorrarás dinero en gasolina. Ahorrarás en gas ya que no utilizarás horno.

    Ahorrarás dinero en medicamentos, vistas al médico y servicios de salud. Te sentirás en completo control de tu salud y no tendrás más miedo de ser “víctima de la enfermedad”.

    Te volverás menos interesado en entretenimientos masivos y te preferirás actividades más simples y económicas.
  7. Placer. Quizá sea difícil imaginárselo ahora, pero luego de un tiempo comiendo alimentación viva, los alimentos tendrán un sabor mucho más agradable. Sentirás mucho más placer comiendo más simple.

    La comida cocida pierde tanto sabor que tiene que ser condimentando en gran cantidad, incluso muchas veces utilizando aditivos químicos como el glutamato monosódico (MSG), que es un aditivo que realza los sabores, generalmente oculto en gran cantidad de comida procesada.

    Incluso la comida cocida tiene que ser mejorada con sal, azúcar y condimentos poco saludables (kétchup, mayonesa). Una vez que el cuerpo se desintoxica ya no necesitarás estos sabores.

    El placer cuando se come alimentación viva aumenta pero el aspecto adictivo desaparece.
  8. Ecología. En la alimentación viva hay mucha menos basura y de hecho prácticamente todo se reutiliza o en su defecto se utiliza como abono orgánico.

    La alimentación viva además ayuda a la regeneración del suelo ya que el monocultivo actual lleva a la erosión de los nutrientes del suelo, volviéndolo desiertos estériles. La Alimentación viva promueve la plantación de árboles ya que éstos mineralizan la tierra.

    Además el desperdicio de agua utilizada en la cría de ganado es enorme por lo que si más personas adoptan la alimentación viva, el consumo de agua será menor. Además las personas que adoptan una alimentación viva, necesitan tomar menos cantidad de agua ya que las frutas y verduras crudas les proveen de agua estructurada. En una alimentación cocida el cuerpo necesita de mucha más agua para suspender los patógenos y eliminarlos del cuerpo y para producir más jugos gástricos para digerir la comida cocida.

    Si utilizamos nuestros recursos para producir frutas, verduras, semillas y frutos secos orgánicos, más cantidad de gente podrá ser alimentada. La producción de ganado requiere de la utilización de más cantidad de terreno que la producción agrícola.

    Además al nutrirnos con alimentos vivos nos sentimos mucho más cercanos a la Madre Tierra y a toda su creación y más conscientemente nos esforzamos por evitar la polución. Es simple, si buscamos evitar contaminarnos por dentro, inevitablemente querremos la contaminación por fuera.
  9. Tiempo libre. Nunca más tendremos que pasar un tiempo precioso limpiando trastos y ollas sucias, llenas de aceites y materiales pegajosos (cabe destacar que así como quedan los trastos, igual queda nuestro cuerpo por dentro). Nunca más tendremos que pasar horas limpiando un horno grasiento. Lavar los utensilios utilizados en alimentación viva es simple. Durante los primeros seis o doce meses de experimentar la alimentación viva, quizá lleve un poco de tiempo preparar determinadas recetas gourmet, pero luego de un año o más te volverás contento de alimentarte de manera simple. Además necesitarás menos horas de sueño por lo que tendrás más tiempo libre.
  10. Longevidad. De los millones de especies vivas, sólo los humanos cocinan sus alimentos. A excepción de los animales domésticos o del zoológico que son alimentados con alimentos cocidos y terminan desarrollando las mismas enfermedades que los humanos que se alimentan de la misma manera.

    Sólo los humanos deliberadamente calientan sus alimentos y sólo los humanos viven mucho menos de lo que deberían. Naturalmente, un animal en un ambiente no poluído vive siete veces más pasada su edad de maduración. Los humanos adquirimos nuestra maduración física a los 18-20 años, deberíamos poder vivir al menos 140 años, llenos de vigor y salud.

    Con alimentación viva agregarás más años a tu vida.

0 comentarios:

Publicar un comentario