martes, 21 de junio de 2011

La alimentación del adulto joven (18 a 39 años)

Alimentarse saludablemente durante la juventud, constituye una gran inversión para el futuro, pues se sabe que las dietas desequilibradas aumentan el riesgo de padecer enfermedades futuras tales como hipertensión, diabetes, obesidad, enfermedades cardiovasculares, entre otras.

Aunque las necesidades nutritivas y energéticas son muy distintas para cada individuo individuo, conviene observar las siguientes recomendaciones generales:

No saltarse el desayuno.

Beber dos litros de agua al día.

Hacer un poco de ejercicio, tres veces a la semana como mínimo.

Seguir una dieta variada, moderada y apetecible, que incluya todos los grupos básicos de alimentos.

Comer despacio, sentado, masticando bien y evitando distracciones como la radio, la televisión, el ordenador, etc.

Reducir al máximo el consumo de dulces y azúcares. Se admite 30 grs. de azúcares diarios como máximo.

Las comidas rápidas y/o preparadas poseen altos niveles de colesterol, sal y grasas saturadas, por lo que su consumo ha de ser muy esporádico.

Recuerde que cuánto menos manufacturada esté la comida que compra, mayor valor nutritivo aportará a su organismo.

Temas relacionados:
Test de nutrición 
Dieta quemagrasa 
Frutos secos en la dieta del deportista 

0 comentarios:

Publicar un comentario