miércoles, 22 de junio de 2011

Aprender a comer

La mayoría de las personas que han perdido peso y pudieron mantenerlo en el tiempo, no han seguido una dieta específica, han aprendido a comer.

Son conscientes de que su peso se mantiene en el punto que ellos quieren porque toman los alimentos que se adaptan a su estilo de vida y al gasto de energía que realizan.

Para lograrlo utilizan como guía para armar su plan alimentario diario, la pirámide alimentaria, descubriendo que incorporando los alimentos que se sugieren en la misma, poco a poco sus hábitos alimentarios van cambiando dando lugar al consumo de carbohidratos complejos que aumenta a través de incorporar más cereales integrales, y legumbres, también incorporando varias raciones de verduras y frutas, mientras que el consumo de grasas, especialmente grasas saturadas, y de azúcares, disminuye.

Estos sencillos cambios alimentarios ayudarán a reducir el riesgo de padecimientos cardíacos y otras enfermedades relacionadas con la alimentación, como la diabetes mellitus y algunos tipos de cáncer.

¿Alimentos Buenos o Malos?

No existen alimentos "buenos" o "malos", sólo dietas que no se adaptan a nuestro requerimiento diario por nuestra edad, sexo, y actividad diaria, como así también se debe adaptar según nuestro estado biológico (niñez, adolescencia, embarazo, personas mayores.).

Si, por ejemplo, usted sólo ha comido frutas y una ensalada durante el día, una porción de carne o pescado y una ración de vegetales cocidos o crudos puede ser lo que su organismo necesite, o de lo contrario si ya ha ingerido sus raciones diarias de hidratos, proteínas y lácteos, puede organizar su cena con alimentos más livianos y en menor cantidades para no pasarse de sus necesidades calóricas diarias.

Todos los alimentos contienen diferentes nutrientes, pero ningún alimento suministra por sí solo todos los minerales y las vitaminas que nuestro organismo necesita, en las cantidades requeridas. Al comer una gran variedad de alimentos en proporciones razonables, podemos obtener los niveles óptimos de todos los nutrientes que necesitamos para mantener una buena salud.

Para adelgazar sin pasar hambre hay que comer de todo, porque descubrirán que para obtener un peso saludable es más importante la forma de cocinar y la cantidad que ingerimos de cada grupo principal de alimentos, que seguir una mono-dieta aburrida a base de apio y lechuga. Hay que comer lo necesario y no ahorrar esa energía que nos proveen los alimentos, hay que gastarla a través de la actividad física que es la mejor aliada para adelgazar y evitar la ganancia de kilos con la edad y para que el cuerpo se acostumbre a mantenerse ágil y saludable.

Realizar un cambio en nuestros hábitos alimentarios implementando un plan adecuado a nuestro requerimiento diario, no es fácil pero tampoco imposible y vale la pena intentarlo ya que se obtienen muchas ventajas como por ejemplo:

• No se pasa hambre
• Se seguirá disfrutando de la comida
• No hay porqué comer un menú diferente al resto de la familia
• No provoca mal humor, ansiedad, depresión
• No se recuperan los kilos perdidos
• No se siente cansancio ni falta de energía
• Si se hace ejercicio físico no hay porqué sufrir flacidez, estrías, descolgamiento, etc.

Temas relacionados:
Celulitis: un problema para las mujeres 
Alimentos ricos en vitamina B 
Test de nutrición 

0 comentarios:

Publicar un comentario