lunes, 13 de junio de 2011

Alternativas para controlar el reflujo ácido

El reflujo ácido implica un movimiento anormal por el cual los ácidos estomacales suben hacia el esófago.  En circunstancias normales, el esfínter esofágico inferior sólo se abre para tragar; pero en su caso, igual que en el de muchas otras personas, un esfínter debilitado o relajado provoca la fuga de ácido.  Según usted bien sabe, esto produce síntomas desagradables, tales como un sabor amargo en la boca a causa de los contenidos gástricos, además de una sensación de ardor, obstrucción y dolor en la parte media posterior del esternón (por eso, esta afección se parece a un ataque cardíaco, a pesar de que este órgano no participa).
Entre la población adulta, se estima que diez por ciento presenta algún grado de acidez estomacal.  La mayoría de personas en este grupo encuentran alivio suficiente con los medicamentos de venta libre, como los antiácidos; sin embargo, un cinco por ciento requiere asistencia médica.  El procedimiento quirúrgico de envolver la parte superior del estómago alrededor del extremo inferior del esófago (llamado fundoplicatura de Nissen o simplemente envoltura) es el más conocido para prevenir el reflujo del ácido hacia el esófago.  Este procedimiento generalmente es de larga duración, aunque el deterioro de la envoltura ocurre en aproximadamente uno de cada cien pacientes.

Si un examen prueba que su envoltura está en proceso de deterioro, existen las siguientes alternativas:
  • Vuelva a tomar medicamentos ya que pueden bloquear la producción de ácido estomacal que irrita el revestimiento esofágico.
  • Repita la fundoplicatura de Nissen.  Ahora se la puede realizar por laparoscopía, (con instrumentos especiales e incisiones pequeñas) lo que acorta la permanencia en el hospital y la recuperación.  Si esta alternativa le parece buena, tenga presente que repetir la envoltura por segunda vez es más difícil que realizarla la primera vez, y que el índice de fracaso es de cerca del 15 por ciento.
  • Opte por uno de los nuevos procedimientos endoscópicos, no quirúrgicos y de invasión mínima.  Estas alternativas funcionan al restringir el tamaño de la unión entre el estómago y la porción inferior del esófago e incluyen: cauterización (o cicatrización quirúrgica) con energía de radiofrecuencia, o colocación dirigida de un punto.  Estos procedimientos, generalmente, no requieren internación durante la noche y los pacientes pueden retomar sus actividades cotidianas en tres a cinco días.  No obstante, aún se consideran experimentales estos procedimientos y, por ahora, no se cuenta con datos a largo plazo.
De todas maneras, antes de elegir una de estas alternativas, debe someterse a una evaluación médica completa, realizada por un especialista en gastroenterología con experiencia.  De esa manera, realmente se podrá establecer si su fundoplicatura se encuentra deteriorada, y de ser así, se intentará determinar la causa y el tratamiento más indicado.

Temas relacionados:
Beneficios del brócoli 
Proteínas vegetales en la dieta 
Test de nutrición 

0 comentarios:

Publicar un comentario