domingo, 13 de febrero de 2011

Embarazo y el primer trimestre

Incluso un embarazo sin problemas implica, inevitablemente, algunos trastornos: son los síntomas fisiológicos provocados por los cambios que experimenta el organismo materno para alojar, de forma gradual, al futuro bebé, como las náuseas matutinas de los primeros meses o el dolor de espalda del tercer trimestre.


Si estás cruzando por un embarazo, o tienes planeado tener un bebé, continúa leyendo el primero de tres artículos -uno para cada trimestre- que hemos preparado para ti.
En la mayoría de los casos, para aliviar estos pequeños trastornos, es suficiente con seguir con seguir algunos sencillos consejos en la alimentación o en los comportamientos cotidianos. De todos modos, si los síntomas alcanzan tal intensidad que inciden en la calidad de vida de la futura mamá, el médico deberá indicar la solución más eficaz y segura que ofrezcan tanto la medicina convencional como la acupuntura, la homeopatía o la fitoterapia (siempre prescritas por el médico).

Primer trimestre

Náuseas

Es el trastorno más común en las semanas iniciales del embarazo. Tanto que, a veces, es el primer síntoma que revela el embarazo. Lo sufren la mitad de las futuras mamás, de una forma más o menos intensa. Se manifiesta con más frecuencia por la mañana, inmediatamente después de despertar.

El origen de esta molesta sensación son las alteraciones de el reajuste hormonal, características del inicio del embarazo, y también la acción de la gonadotropina coriónica humana (una hormona producida exclusivamente durante el embarazo, a partir del momento en que el óvulo fecundado se implanta en el útero de la futura mamá). El trastorno tiende a desaparecer de forma espontanea en el segundo o en el tercer trimestre.
Remedios “clásicos”
La solución más eficaz para combatir las náuseas matutinas es comer una tostada nada más levantarse, antes de beber líquidos. Porque si éstos se toman con el estómago vacío, ascienden más fácilmente y pueden provocar el vómito. A lo largo del día, es preferible tomar alimentos ligeros, evitando los fritos y los platos grasos o muy elaborados. En los casos más serios, en los que las náuseas provocan crisis recurrentes de vómito y la futura mamá no consigue retener los alimentos, el médico puede prescribir fármacos antieméticos a dosis muy bajas, elegidos entre los que no implican riesgos para la salud del feto.
Remedios suaves
La acupuntura resulta una técnica especialmente eficaz para la prevención de las náuseas durante el embarazo. La Food and Drug Administration, la entidad estadounidense que valora los fármacos y los tratamientos médicos, ha reconocido la eficacia de esta disciplina en el tratamiento de las náuseas, con aplicaciones de agujas sobre un punto situado en la parte interna del antebrazo, un poco por encima de la muñeca. El tratamiento se debe repetir dos veces a la semana, hasta la desaparición de los síntomas. En el intervalo que transcurre entre una sesión y otra, la futura mamá puede controlar ella misma la sensación de náuseas masajeando con movimientos circulares el mismo punto del antebrazo, o bien poniéndose una pulsera antináuseas, que se vende en farmacias, y que proporciona una presión constante sobre este mismo punto.
La raíz de jengibre resulta muy útil, rallada y empleada para condimentar los alimentos (sin ninguna limitación de cantidad). Se puede tomar también como extracto seco, en forma de comprimidos que se venden en la farmacia, aplicando las dosis aconsejadas por el médico.

Salivación excesiva

Un fenómeno poco conocido, pero muy frecuente durante el embarazo, es la hipersalivación o sialorrea. A menudo, se asocia a las náuseas o al vómito, y depende de los propios mecanismos hormonales responsables de estos síntomas, que favorecen una secreción excesiva de saliva y que, al mismo tiempo, dificultan la deglución. La hipersalivación puede llegar a ser muy molesta, sobre todo cuando se manifiesta de noche y altera el sueño de la futura mamá.
Remedios “clásicos”
Puesto que se trata de un síntoma asociado a las náuseas, la sialorrea puede afrontarse del mismo modo: sencillamente, comiendo una rebanada de pan cuando sea necesario. Incluso de noche, si nos impide dormir.
Remedios suaves
La acupuntura y la utilización de jengibre en la alimentación, son útiles para el tratamiento de las náuseas; también son buenos en caso de hipersalivación.
En la segunda entrega de este artículo, vamos a revisar algunos de los problemas más comunes durante el segundo trimestre del embarazo, así que no te lo pierdas!
Saludos!

0 comentarios:

Publicar un comentario